Cuéntame la historia

Se suele decir que todo es relativo, que la percepción es subjetiva o que la realidad no existe, especialmente cuando indagamos en el mundo de la física cuántica… No voy a entrar en teorías científicas profundas ni en el funcionamiento del mundo en micro escalas, no podría aunque quisiera. Voy a hablar del poder que tiene “contar la historia” para la construcción de nuestras realidades.Cuando oímos una buena historia nos sacude con fuerza, nos despierta. Las grandes historias son capaces de encender todas las velas de nuestra imaginación, de generar fantasías e ilusiones alrededor de cualquier cosa, lugar o momento aparentemente común. Las grandes historias prueban que nunca dejamos de ser niños, aunque creamos que si. Nos contaban en la infancia míticas historias sobre un tipo gordo con barba que entraba por la chimenea de todos los hogares del planeta, a la misma hora! para los que no teníamos chimenea no importaba, él se encargaba de instalarla artificialmente durante unos minutos, los minutos que tardaba en deslizarse y emparejar cuidadosamente nuestros regalos; o sobre un pequeño ratón familia de los Pérez, que acudía a nuestras habitaciones a hacer negocio, se llevaba dientes y dejaba obsequios, en que extraño negocio andaría metido… Estas historias nos creaban una sana excitación, creaban realidades en nuestra mente que hacían del mundo un lugar más mágico. Recuerdo estar despierto toda la noche, yendo y viniendo del salón a mi habitación constantemente para cazar “in fraganti” al famoso gordo de la barba, era pura adrenalina, tal vez el día más esperado del año…

Hoy, muchos años después, miramos atrás y pensamos que todo eso quedo allí en nuestra infancia, creemos que las historias fantasiosas ya no van con nosotros, nos hemos hecho mayores y claro, a los mayores no nos seducen las historias de la imaginación, no creemos en ellas, sabemos que son cuentos y los cuentos son cosa de niños, nosotros nos ocupamos de cosas serias, no tenemos tiempo para tonterías. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD… Las buenas historias siguen teniendo mucho calado en nosotros, nos encantan porque seguimos manteniendo esa esencia infantil que se alimenta de ellas. Ya no son sobre tres reyes altruistas en camello o sobre ese tipo que mete en un saco a los niños más rebeldes. Ahora están disfrazadas, disfrazadas de tal forma que no nos damos cuenta de que son tan fantasiosas como las que creíamos hace décadas. Esta es la razón por la que el marketing y la publicidad crean tanta repercusión a su alrededor, porque cuentan historias, y las historias nos apasionan, nos conectan esa esencia tan primitiva que nunca perdemos.

Hay un caso que me encanta, que explica muy claramente lo que trato de transmitir hoy, UShuaia. Se trata de la Capital de la provincia de Tierra del Fuego, ubicada en el extremo sur de Argentina, un lugar con encanto que cuenta con destacados atractivos. Podríamos resaltar sus bellos y cautivantes escenarios naturales, su conexión directa con el continente antártico y sus sobresalientes pistas de ski como principales atracciones… Pero nos estaríamos olvidando de la más importante, la verdadera razón por la cual el lugar tiene hechizo. La historia que nos cuenta, “USUHAIA FIN DEL MUNDO”. La ciudad argentina se ha convertido en unos de los lugares turísticos más populares del planeta metiéndose en nuestra imaginación, contándonos una historia tan fantasiosa como las de Papa Noel y sus amigos. Ejerciendo un extraordinario uso de su singular ubicación planetaria, han creado todo un símbolo como punto límite de la vida humana en la tierra, apoyándose en leyendas como “confin del planeta” o la nombrada líneas atrás, “fin del mundo” han logrado que cada día sean más los ciudadanos del mundo que se interesan en su naturaleza, en su historia y en la cultura del lugar. Por qué tienen tanto poder estas leyendas? porque abren un mundo de ficción y ensueño que transforma el lugar, consigue realmente cambiar su realidad y la nuestra. Ya no estamos visitando una ciudad preciosa argentina, estamos visitando el fin del mundo, y eso es lo que nos motiva del lugar, es lo que contaremos luego a nuestra gente y lo que recordaremos en nuestros sentimientos, el día que casi nos salimos del planeta… Hemos dejado de creer en los reyes magos pero seguimos creyendo en los cuentos. Nuestra esencia sigue siendo exactamente la misma.

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuéntame la historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s