Competir? Noooo, gracias

CompetenciaLa competencia es sin duda una realidad que se respira intensamente en nuestra más que cuestionable sociedad. Todos parecemos competir, parecemos querer ser más o mejores que los demás en todo cuanto podamos. Ser más guap@s, estar más en forma, tener mejores ideas, mejores bienes, más dinero, más reconocimiento, más experiencias, más poder, más éxito, más, más más… un sin fin de “mases”, que convierten la vida en una exigente carrera, en la que desgraciadamente para los más ambiciosos, no hay ganador, todos perdemos.

Lo que no parece importar tanto al grueso que compone esta sociedad, es saber quiénes somos (estamos demasiado ocupados compitiendo). Saber qué nos motiva, qué nos hace soñar, cuáles son nuestras pasiones, En qué actividades podemos despuntar de forma innata. Descubrir esas tareas que conectan con lo mejor de nosotros mismos, explotar nuestros puntos fuertes o conocer todo aquello que nos hace sentir realizados. Aceptar que tenemos virtudes, pero también carencias, que podemos marcar la diferencia en muchas funciones o ámbitos, pero no en todos… Lamentablemente todo ésto parece importarnos bastante poco. Quizás nos vendría bien detenernos y sentir, sentir lo que nos cuenta nuestra alma y tener el coraje de seguirla, tal vez entonces la competencia perdiera todo su sentido. Continuar leyendo “Competir? Noooo, gracias”

Anuncios