Pasión en los ojos

Me voy a apoyar en dos pequeños relatos para contar el artículo de esta semana. Ambos ocurrieron recientemente:

Era un Martes por la mañana, andaba algo desmotivado, cada diseño que hacía me parecía incompleto, me generaba dudas… habría tirado y vuelto a hacer el trabajo un bucle infinito de veces, pero no lo hice. Cogí lo que tenía hecho y me marché al proveedor que se iba a encargar del trabajo. Les presenté y expliqué la idea, creo que al menos conseguí hacerlo sin transmitirles mis dudas y falta de convicción. Sorprendentemente para mí, les encantó (o eso pareció). Comenzaron a sugerir con cierta vehemencia y complicidad cosas que podrían mejorar el concepto, la situación se convirtió en un pequeño y animado debate alrededor de la idea. Lo hacían dándole vida a la situación, dándole importancia al momento y a la acción, con entusiasmo, con optimismo y determinación. Lo hacían con pasión. No pude evitar contagiarme, la dinámica entusiasta se apoderó de mí. De repente ahí estaba yo, hablando con la misma pasión sobre mi “gran” diseño, el mismo que veinte minutos antes parecía pedirme ser lanzado por el retrete. Nada del diseño había cambiado, pero yo lo percibía totalmente distinto. Donde antes veía dudas, ahora veía acierto; donde antes veía confusión, ahora veía claridad. Desmotivado? ya no lo estaba. La pasión con la que me habían agasajado, la pasión con la que se habían comunicado, había conseguido que me marchara de allí creyendo en mi trabajo. Y algo más importante, había conseguido enseñarme que puedes contar con las mejores ideas, con los mejores profesionales, los mejores métodos o herramientas, pero si no hay pasión… esos factores son totalmente estériles. Continuar leyendo “Pasión en los ojos”

Anuncios